Reinos del Caos - Servidor de Rol de Neverwinter Nights 1.69
¡Hola! ¡Bienvenido a Reinos del Caos!
¡Si eres nuevo te sugerimos registrarte para tener acceso a los links de descargas para ingresar al servidor!


Foro del servidor de rol de Neverwinter Nights 1.69
 
ÍndiceGaleríaRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Dom 08 Oct 2017, 22:50.
Estadísticas
Tenemos 295 miembros registrados.
El último usuario registrado es CorvoRazor

Nuestros miembros han publicado un total de 2775 mensajes en 570 argumentos.

Comparte | 
 

 Eolande, flor de loto

Ir abajo 
AutorMensaje
lyre4974

avatar

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 06/08/2016

MensajeTema: Eolande, flor de loto   Jue 28 Jun 2018, 17:11

En la tibia oscuridad, yo estaba dormida todo el tiempo, pensé que estaría siempre así, pero...

- Un día cuando hayas abierto los ojos, estoy segura que serás capaz de ayudar a las personas con tu magia-.

¿Realmente piensas que puedo hacerlo?

- Por supuesto que sí, porque naciste para ese propósito.

- Esas palabras que me habían dicho, si esas palabras son verdad, eso debe ser una realidad, algo realmente genial. Es por eso que seguí pensando, cuando llegue ese día se que lo lograre.


Volver arriba Ir abajo
lyre4974

avatar

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 06/08/2016

MensajeTema: Re: Eolande, flor de loto   Vie 29 Jun 2018, 13:14

Prologo

Poco se sabe realmente de ella, no recordaba a sus padres, ni cómo fue que llegó a vivir a aquel hogar esclavista. Según la poca información que había escuchado en susurros de su señor, llegaron a venderla un día en un estado terrible de falta de alimento, Bhar, la actual esposa del hombre y que estaba incapacitada para tener hijos propios, la tomo bajo su tutela, hasta que se reconstituyera su salud.

Nunca tomó un lugar como hija de la casa, pero tampoco fue vendida bajo deseos del mismo dueño de la casa. Durante su estancia aprendió a hacer pequeñas labores domésticas, que fueron mejorando con el tiempo. Mantenía siempre contacto con esclavas y esclavos que pasaban en su hogar para ser vendidos posteriormente. Muchas historias había escuchado provenientes de todo tipo de seres, muchas incluso de lugares lejanos que tan solo podía imaginar.

Las hijas de Yor, señor esclavista y dueño de Eolande, eran dos mujeres en la veintena que, aun siendo unas atrayentes mozas, sus actitudes desinteresadas y malintencionadas habían alejado a todos sus pretendientes, por lo cual vivían aun con su padre en una amargura que empeoraba con los años, y descargaban con frecuencia con la niña, a quien desde que llego la llamaban “rata” como un apodo ante la continua invasión a los bosques que, siendo una niña recién llegada allí acostumbrada a las privaciones, realizaba con asiduidad.

Detestaban las consideraciones que Yor y Bhar tenían con ella, pues les parecía un trato impropio de una simple esclava. Aun así, sus señores eran muy considerados con ella, a espaldas de ambas mujeres. Las rutinas y los pocos momentos de descanso en su mesa de estudio, las noches solitarias bajo las estrellas, eso mantenía a Eolande con vida y en plena condición armónica para enfrentarse a la aventura de cada amanecer.

Su afición a la magia nació precisamente de un hombre de mediana edad a quien conoció, el hombre poseía un vasto conocimiento al respecto, sin especificarle nunca a la niña de dónde provenía. Aquél pudo conseguir comprar su libertad, junto a el estuvo algunos años, en una humilde tienda de magia.

Llego un día en que llegaron unos mercenarios, no tardaron en llegar a la tienda, junto a ellos un encapuchado vestido con una túnica negra.

- Entréganos a la niña! Donde la escondiste? -vocifero el encapuchado.-

- no dejare que os la llevéis – respondió el hombre.-

La habilidad del hombre fue evidente derrotando a los mercenarios, el encapuchado conjuro y empezó una intensa lucha entre ambos, la ventaja fue por el encapuchado.

- Maldito! –grito furioso.

Por ninguna parte encontró rastro de la niña, aunque intento percibir a la pequeña con su magia, algo bloqueaba su percepción, furioso se alejó del lugar. Al regresar Eolande de jugar en el bosque se encontró con el hombre muerto, se arrodillo junto a el y lloro desconsolada. Pasaron las horas llegando la noche, la pequeña recogió un curioso libro encuadernado que estaba entre las ropas, lo guardo como un tesoro.

libro magico:
 

Un único recuerdo del hombre que la cuido hasta el último suspiro, se quedó sola mirando la tienda en silencio. Estuvo varias horas en la tienda silenciosa llorando, hasta que alguien la escuchó gimotear, la encontró acurrucada en un rincón, con cuidado la cogió en brazos y la llevo a su casa, vivio allí varios años hasta aquella triste noche.

La pequeña murió al padecer una extraña enfermedad, su cuerpo yacía inmóvil sobre la cama, La mujer se entristeció mucho y desconsolada abrazo fuerte a su marido, se culpaba de no haberla cuidado bien, pero siempre la cuido con un gran cariño y dulzura. Dos semanas después ambos abandonaron su hogar, aquel lugar que recordaba tanto a la pequeña, las ruedas del tiempo avanzaron sin detenerse.

La casa con el tiempo se torno lúgubre y fría, un estado deplorable de abandono. Un cuervo picoteaba el marco carcomido de una ventana, de repente algo asusto al pájaro, huyo aterrorizado, una transparente figura apareció delante de la ventana, su espíritu seguía en la casa.


Volver arriba Ir abajo
lyre4974

avatar

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 06/08/2016

MensajeTema: Re: Eolande, flor de loto   Vie 29 Jun 2018, 13:19

Renacer

La fría habitación empezó a vibrar cuando una melodía palpitante sonó en la estancia, como si un coro de multitud de voces cantaran al unisonó, aquel canto hizo aparecer el espíritu que se puso a llorar, su figura se fue desdibujando hasta que desapareció, todo quedo en calma, solo un haz de luz que brillo sobre la vieja cama, al extinguirse allí estaba el cuerpo de la niña, la pequeña abrió los ojos, no había ni rastro de enfermedad en ella.

Con el crujido de la puerta salió al exterior, ando alejándose de la casa abandonada, miró a su alrededor al escuchar el sonido de unas campanillas, le resulto divertido escuchar que provenían de ella, lo extraño fue que no llevaba nada que pudiera hacer ese peculiar tintineó, finalmente sonrió.


Volver arriba Ir abajo
lyre4974

avatar

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 06/08/2016

MensajeTema: Pertenencias de Eolande   Sáb 30 Jun 2018, 12:58

El libro animado

 Nunca le había hablado de ese libro, ni si quiera cuando lo vio por primera vez, paso el tiempo y la pequeña se olvido de el, hasta que se lo encontró junto al cuerpo del hombre que la libero. [/color]

Inscripción en el libro:
 

El libro había pasado de generación en generación y perteneció a una familia adinerada, allí vivió una mujer con el don de la hechicería y la música, ella fue la primera en usar el libro, cada nuevo conjuro que aprendía lo anotaba en forma de partitura, escondido entre sus páginas se halla todo el aprendizaje de cada bruja que lo había usado. Se dice que el libro tiene voluntad propia y es muy exigente al elegir quien puede usar el libro.
Volver arriba Ir abajo
lyre4974

avatar

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 06/08/2016

MensajeTema: Re: Eolande, flor de loto   Jue 05 Jul 2018, 12:12

El cuervo


La mañana empezaba cuando un cuervo se poso en el marco de la ventana abierta de la habitación, picoteo la madera llamando la atención de Eolande, la pequeña se acerco curiosa, vio que el pájaro negro como la noche tenía una herida en una de sus patas, el ave miro a la niña con cierta inquietud recordando el momento en que la vio por primera vez, una figura espectral que moraba aquella casa de aspecto lúgubre.

Antes que el cuervo volviera a salir volando la pequeña acarició su plumaje, calmándose de inmediato al sentir el tacto agradable de las manos de Eolande, lo cogió delicadamente y le curó la pata herida véndansela. El ave dolorida se dejo cuidar por la niña, como el cuervo encontró a la niña no se sabe, pero desde ese encuentro el cuervo vigila a todas horas a la niña, dos profundos ojos la observan con una expresión misteriosa.

En algún lugar una presencia desconocida mira a través de un espejo lo que el cuervo ve, esboza una sonrisa y apaga las velas quedándose a oscuras, la imagen del espejo se va apagando quedando solo los lentos pasos que se alejan, la estancia queda en silencio.


Volver arriba Ir abajo
lyre4974

avatar

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 06/08/2016

MensajeTema: Ficha del personaje    Sáb 11 Ago 2018, 10:21

Eolande, flor de loto

Cuenta: slayer
Nombre del Personaje: Eolande
Género:femenino
Edad:12 años humanos
Raza: elfa
Clase Inicial: hechicera

Descripción física:

Su mirada observa todo con curiosidad, su cara es fina y redondeada, resaltan unos ojos violaceos, destacan aún más gracias al contraste con su piel blanca y están rodeados de una espesa cortina de pestañas doradas. Se caracteriza por tener las mejillas sonrosadas. Su rostro prácticamente siempre permanece medio agachado en un gesto de sencillez y humildad, de complexión débil, cabellos níveos.

Descripción psicológica:

De carácter es afable y sincero, en cualquier situación le gusta sacar las cosas buenas de la gente. Cariñosa y a la vez curiosa. Le gusta lo que hace, y aprende rápido, adora todo objeto brillante. En líneas generales, es una apasionada de la vida y de alguna forma, lo contagia a los que la rodean.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Eolande, flor de loto   

Volver arriba Ir abajo
 
Eolande, flor de loto
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Reinos del Caos - Servidor de Rol de Neverwinter Nights 1.69 :: Rol :: Génesis de los Héroes-
Cambiar a: