Foro del servidor de rol de Neverwinter Nights 1.69
 
ÍndiceGaleríaRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Rumores en la ciudad de Dagonoth
Miér Jun 13, 2018 3:04 am por QM Cronos

» [Quest] En la busca de los ingredientes
Mar Jun 12, 2018 7:54 pm por Wolf

» Tenel Ka Djo
Sáb Jun 09, 2018 2:34 am por Mistral_Vidar

» El gobernador ha muerto
Miér Jun 06, 2018 6:52 pm por QM Caos

» Nuevo aqui.
Miér Jun 06, 2018 9:00 am por Wolf

» construccion de golems y maquinarias arcanas
Sáb Mayo 26, 2018 6:28 am por ochentita

» Acontecimientos y Rumores - Imperio de Radengarth
Vie Mayo 25, 2018 5:08 pm por QM Caos

» [Acontecimiento] La Gran Purga
Vie Mayo 18, 2018 8:02 pm por QM Caos

» [TRAMA] La Era de la Incertidumbre, el elegido de un dios loco
Jue Mayo 17, 2018 12:15 am por Wolf

Junio 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
CalendarioCalendario

Comparte | 
 

 Arturo Nógardad

Ir abajo 
AutorMensaje
grimgoras



Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 13/12/2016

MensajeTema: Arturo Nógardad   Vie Jun 30, 2017 8:10 pm

Descripción física:
Arturo es un hombre bastante sencillo. De estatura media, ojos verdes y pelo oscuro. Su cuerpo lo recorren algunos tatuajes y marcas de algunas de las batallas. Aunque aún joven pero puede apreciarse como tiene bastante experiencia ya a sus espaldas. 

Historia
Me levanté, caminé por el pasillo de palacio hasta la alcoba de mi moribunda madre. Besé su frente. Ella despertó. Sonrió. Se me inundaron los ojos en lágrimas al verla en aquel estado. Le susurré unas palabras y me separé de ella.
Volví hasta mi propia habitación. Me acomodé mi armadura completa sin ayuda. Enganché mi escudo a la espalda, y con paso firme y decidido, continué hacia la salida de palacio, donde toda mi tropa me esperaba, lista para obedecer.
Monté a lomos de mi blanco corcel e inicié la marcha, siguiéndome a su vez un ejército al completo a mi entera disposición.
La reina había sido envenenada y las sospechas apuntaban a los envidiosos enemigos que tenía mi reino. Como su hijo y príncipe, me vi en la obligación de tomar justicia, siendo así que, tras diálogos y amenazas, finalmente recurrí a la batalla.
Fueron días los que siguieron aquel largo camino. Nervios. Indecisión. ¿Hice lo correcto? ¿Debí haberlo hecho antes? ¿Debí haber protegido mejor mi reino? Mi cabeza estaba llena de preguntas, a las cuales no conseguía hallarles respuesta. No me quedaba otro remedio que aligerar el paso, y continuar con lo establecido.
Mis hombres no dudaban de mí. Obedecían cada orden que les daba. Era un buen líder…
Fue al llegar a la frontera con el siguiente reino cuando más dubitativo estaba.
 
-¡¡Alzad las espadas!! ¡Cargad los arcos! ¡Esos bellacos pagarán por nuestra Reina! -gritó el Rey, mi padre, alzando su espada, lleno de ira. Furia es lo que yo sentía. Mi mente estaba aturdida por aquella terrible venganza.
 
Mis ojos se ennublinaron. ¿Qué era aquello? Sentía mi cabeza ida. Mi cuerpo no respondía. Debía estar siendo presa de los nervios. Pero no…no podía ser. No en aquel momento. Mi madre debía vivir esa venganza.
De repente sentí como mis ojos se abrían, sensibles a una cegadora luz. Me vi aquí, en esta misma habitación. Sin poder moverme. Sin nadie alrededor. Con todo mi cuerpo quemado. ¿Qué era eso que mis ojos me hacían ver?
Despejé mi vista, cuando me pude dar cuenta, mi ejército ya se vio envuelto en la batalla y yo permanecía quieto. Mi hermano mayor me golpeó la espalda, intentando sacarme de aquel estado. Sacudí la cabeza para terminar de despejarme e iniciar mis ya planeados movimientos. La lucha fue ardua, aunque exitosa.
Apenas duró unas horas, mas nuestro enemigo se rindió fácilmente. Vimos cómo se podía retirar. Aunque a lo lejos pudimos ver algunas llamas que asolaban las casas del pueblo cercano.
De camino a mi palacio, sentí un estremecedor dolor en la cabeza, como un fortísimo golpe. Volví a sentir la misma sensación previa a la batalla. ¿Nervios? No. Ahora no. Imposible. ¿Qué era eso? Volví a despertar. Mi hermano me miraba. Ahora me encontraba en mis aposentos, ya despojado de mi armadura, envuelto en ropas de lino.
Mi cuerpo estaba débil. No notaba mis manos. ¿Quizá me había caído del caballo? ¿Quizá me envenenaron también? Jamás había estado tan confundido.
Caí en un sueño profundo. Lo último que pude ver fue el rostro de mi querida madre rodeado de llamas. ¿Surrealista? Me extendió su mano, sonriente. Esa sonrisa dulce que puedes ver cada mañana en el rostro de tu progenitora, aquella que te dio la vida. Esa sonrisa que hace que levantes el cuerpo de la cama. Yo la amaba como jamás había amado a una mujer. ¿Podría amar a la madre de mis hijos de la misma manera? Lo dudo. Y ella… ella se desvaneció tras esas llamas, a la vez que me inundaba un fuerte dolor por todo el cuerpo.
Es lo último que vi antes de perder mi vista. Hasta ahora que te estoy contando esto. Y por cierto, ¿dónde está mi madre? ¿Superó el veneno? -preguntó el narrador, un muchacho joven, de rostro inocente. Cabellos, aunque escasos ahora mismo, color café y ojos avellanados-
-Me temo que no podrá volver a verla. Murió en el incendio. Fue enterrada hace una semana junto a su hermano. Vos acaba de despertar. Sinceramente, dudábamos de que sobreviviera.
- ¿Cómo? ¿Qué incendio? ¿Y mi reino? ¿Y mi hermano? -la ráfaga de preguntas del joven Arturo comenzó a alterar su voz, parecía realmente desesperado- ¡¡Qué incendio?? ¡¡De qué está hablando?? -volvió a preguntar, levantándose de la cama, a la vez que su voz emitía un fuerte quejido por las heridas sufridas. Su rostro, sin más, comenzó a derramar lágrimas. Impotencia. Tristeza. Abandono… -Mi familia… ¿Qué ha pasado? -llevóse las manos a la cabeza conforme se arrodillaba sobre la cama, cayendo en un llanto profundo y prolongado-.
El Sacerdote que lo atendía abandonó la sala, dejando al muchacho allí. A su vez, fuera, en el pasillo, le esperaba un encapuchado: -Ha sufrido graves heridas por todo el cuerpo, pero lo que más nos preocupa es el golpe de su cabeza. Ha sufrido grandes daños. Soñaría durante su inconsciencia y ahora cree realidad sus sueños.

El encapuchado simplemente asintió. -Se quedará con nosotros hasta que recupere su salud. Entrenadlo en nuestras dotes y dejadlo ir cuando se recupere. Y que no sepa que el su padre aún vive.
Volver arriba Ir abajo
 
Arturo Nógardad
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Reinos del Caos - Servidor de Rol de Neverwinter Nights 1.69 :: Rol :: Génesis de los Héroes-
Cambiar a: