Foro del servidor de rol de Neverwinter Nights 1.69
 
ÍndiceGaleríaRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Wanda viajera de Zakkarian
Hoy a las 12:24 am por Anexo197

» {Trama} Sangre entre hermanos
Ayer a las 12:42 am por Casanova

» Eolande, flor de loto
Sáb Ago 11, 2018 10:21 am por lyre4974

» [Escenas personales] La llamada de Su Majestad Imperial, Kravel van Erethâr
Dom Ago 05, 2018 11:40 pm por SRheineken

» Kaysa, norteña y guerrera
Dom Ago 05, 2018 1:13 pm por Forgotten Dreams

» [Evento crítico] El ataque al Bastión del Odiado en Kharid (Post de organización)
Mar Jul 31, 2018 6:32 pm por Wolf

» BORRADO DE PERSONAJES
Lun Jul 30, 2018 5:25 pm por Wolf

» La Cámara de las Maravilllas de Jawhara
Lun Jul 23, 2018 8:50 pm por JohnDoe

» Kesa Leonallin, el sueño de una soldado
Lun Jul 23, 2018 5:45 pm por t56yhg

Agosto 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
CalendarioCalendario

Comparte | 
 

 Randero Gallenthur

Ir abajo 
AutorMensaje
mosh

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 14/02/2018

MensajeTema: Randero Gallenthur   Sáb Mar 17, 2018 6:36 am

NOMBRE: Randero Gallenthur

DESCRIPCION: Guerrero nato un metro 90 de altura, complexion musculosa, piel clara, cabello largo, habilidad con espada larga y escudo, espadon, experto en lucha cuerpo a cuerpo.

DESCRIPCION PSICOLOGICA: Randero es un guerrero de gran nobleza, psicologicamente estable, tiene un gran control de ia ira pero cuando se requiere saca de su interior una fiera y coraje para defender a los deviles, siete una debilidad ante las doncellas bellas, su intelecto no es muy bueno ya que su sabiduria se basa en el aprendisaje cotidiano.

OBJETIVOS: Continuar aportando mis habilidades en pro de la lucha por el bien.

HISTORIA: El hombre que había hablado tenía a una joven arrinconada en la pared más lejana de la cuadra, su cinto estaba tirado en el suelo a pocos metros de sus tobillos, donde reposaban unos sucios calzones descubriendo el sexo del soldado.
Randero seguía en pie en la entrada, después de haber ordenado que dejara a la chica y se vistiera, con la espada desenvainada aún orientada al suelo. Se frotó despreocupadamente el cuello, allí donde una cicatriz de hacía dos décadas seguía picándole y sonrió para, después, añadir:
– O te cubres esa verguenza, o me encargo de que mi acero no te deje nada que cubrir. ¿Conoces la palabra Eunuco?
El hombre que había frente a él no era subordinado, era el capitán de la guardia que habían sido enviados a esa misión, pero decidió no probar suerte. Bien sabido era a esas alturas que quien estaba frente a él había sido mercenario anteriormente y que no solía plegarse a los términos del honor entre camaradas. Tomando sus calzones con la mano izquierda y el cinto con la mano derecha, el otro capitán abandonó la cuadra, mientras musitaba palabras en un dialecto al que Randero aún no se había acostumbrado, las únicas que se había esmerado en aprender eran "alto, atrás, atacad y muerte”.
La muchacha seguía allí, sollozando aún por el terror de haber sido casi forzada en los minutos anteriores, pero consiguió articular algunas palabras mientras intentaba agradecerle a su “salvador” el evitar lo que habría ocurrido seguro de no haber llegado.
– Mil gracias… Sois un verdadero caballero… -comenzó a decir justo cuando Randero la miraba con rabia en los ojos, con una mirada que asustaba más aún que la que había acompañado a la sonrisa que había dedicado al otro hombre.
Randero se acercó al caballo que había ido a recoger, una bestia de guerra negra, cubierta por cuero y lascas de metal. Rozó el hocico del animal que pacía tranquilamente de un cubo repleto de heno y suspiró, dejando que su mente fuera veinte años atrás, cuando no era un hombre vigoroso, si no un joven esbelto y risueño que tenía corazón…
– ¡Cogedlo! ¡Lleva mi bolsa! – El guardia que hablaba ya había desenvainado la espada e iba alcanzando al joven con pasos pesados.
El muchacho, de pelo rubio, llevaba sobre sus hombros la cinta de un violín y un carcaj donde reposaban varias flechas, pero sabía perfectamente que atacar a un miembro de los guardias de la ciudad podría ser mucho peor que robar la bolsa a la que tan poca atención prestaba hasta verlo salir de aquella posada con ella… “Quizás el dedicarme a robar no sea tan buena idea” pensaba el muchacho mientras sentía galopar su corazón al mismo trote que sus pies.
Esquivó varios tenderetes que habían en la calle mientras a sus espaldas seguían sonando órdenes y maldiciones, y tras un largo rato consiguió localizar un escondite donde perder a sus perseguidores. Abrió la bolsa y dejó escapar un silbido. Suficientes monedas para conseguir montura y noches de descanso bajo techo. Podría asistir a la fiesta y, con un poco de suerte, encontrar a alguien que aceptara ser su mecenas…
En esos momentos ignoraba que la canción de su vida comenzara a tomar forma.
Volver arriba Ir abajo
 
Randero Gallenthur
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Reinos del Caos - Servidor de Rol de Neverwinter Nights 1.69 :: Rol :: Génesis de los Héroes-
Cambiar a: