Foro del servidor de rol de Neverwinter Nights 1.69
 
ÍndiceGaleríaRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Rumores en la ciudad de Dagonoth
Miér Jun 13, 2018 3:04 am por QM Cronos

» [Quest] En la busca de los ingredientes
Mar Jun 12, 2018 7:54 pm por Wolf

» Tenel Ka Djo
Sáb Jun 09, 2018 2:34 am por Mistral_Vidar

» El gobernador ha muerto
Miér Jun 06, 2018 6:52 pm por QM Caos

» Nuevo aqui.
Miér Jun 06, 2018 9:00 am por Wolf

» construccion de golems y maquinarias arcanas
Sáb Mayo 26, 2018 6:28 am por ochentita

» Acontecimientos y Rumores - Imperio de Radengarth
Vie Mayo 25, 2018 5:08 pm por QM Caos

» [Acontecimiento] La Gran Purga
Vie Mayo 18, 2018 8:02 pm por QM Caos

» [TRAMA] La Era de la Incertidumbre, el elegido de un dios loco
Jue Mayo 17, 2018 12:15 am por Wolf

Junio 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 
CalendarioCalendario

Comparte | 
 

 Exilio.. Pero no por mucho Tiempo

Ir abajo 
AutorMensaje
LadyPain

avatar

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 15/11/2016

MensajeTema: Exilio.. Pero no por mucho Tiempo   Sáb Mayo 06, 2017 11:52 am

Cuenta: LadyPain
Personaje: Nora Jard
Descripción:



  • Fisico:

A simple vista Nora puede parecer solamente una rubia con un hacha muy grande... y lo es, sus cabellos rubios y su piel pálida contrastan a la perfección con sus ojos verdosos. Efectivamente porta un hacha de dos manos que suele llevar desenfundada sobre su hombro derecho aunque también suele usar un hacha de una mano y un escudo dependiendo de la situación. Múltiples tribales decoran su cuerpo: piernas, brazos y si va a meterse en gresca (normalmente siempre) lleva también en la cara.



  • Mental:

Le suele dar igual eso de pasar inadvertida o ir dando el cante, va a su bola. Tozuda, cabezahueca y algo alocada en ocasiones, parada cabilante taciturna en otras, con aire meditabundo. No sabe leer, tampoco escribir pero al parecer se le da bien el don de la palabra, algo raro en un salvaje.




Historia del Personaje



Soy lo que soy, una exiliada de mi propia tribu, de mi propia gente por voluntad propia.

Conocí a la muerte bien de cerca el mismo día de mi nacimiento, lo que nuestros chamanes siempre predicaban ahora se veía mucho más de cerca: unos han de morir para que otros puedan empezar a vivir. En mi caso, la primera persona que daría su vida por mi sería mi madre. No sabría decirte cómo fue mi parto, si llovía o estaba despejado si era de día o el sol se había escondido tras los picos de las montañas... tampoco importa.

Mi padre Kraunt Jard era el Jarl de las tierras y el mejor de los guerreros, esa que había dado su vida por mí... era su Thane, mi madre. Supongo que mi padre adoraba profundamente a mi madre, un amor más allá que la simple conveniencia. Tras la muerte de mi madre mi padre no quiso más mujer que su hija, se dedicó y entregó totalmente a mi con la esperanza de que algún día yo pudiera seguir sus pasos.

Me enseñó la importancia de la esgrima pero también de la palabra, desde que yo era pequeña viajé a cada tribu de nuestra montaña para unificarlas, a veces... la negativa era violenta, otras... mi padre conseguía que nuestra pequeña familia aumentase en número o simplemente fuéramos aliados para defendernos de las numerosas amenazas, entre ellas... el invierno.

Mi padre era un gran líder y yo sería la siguiente, sentada a su diestra como la Thane, desde pequeña escuchaba como la gente acudía a mi padre en busca de justicia, consejo o planteándole algún plan de saqueo, contemplaba cómo mi padre escuchaba, dictaba sentencia y daba sus consejos... todo el mundo parecía respetarlo tanto por su dominio como guerrero como por su sabiduría.

En todo redil... siempre hay una oveja negra... y cómo no... en el nuestro había una: Liucon Jard, el hermano de mi padre, desde que eran niños él siempre ambicionó todo lo que mi padre poseía: Su mujer, su puesto, el respeto de su padre... pese a que mi padre era el menor mi abuelo, en su último suspiro decidió pasar el roble (El bastón de nuestro liderazgo) a mi padre, el hijo pequeño. Desde aquel día, las diferencias entre hermanos se tensaban más y más cada día.

Supongo que mi abuelo vio venir a mi tío: un hombre realmente bélico, sus dos dedos de frente estaban más bien colocados en la polla, al parecer era con lo único que pensaba, era grosero y no sabía respetar a nadie que no le lamiera el culo... supongo que por ello mi padre se convirtió en el siguiente Jarl.

Una semana después de su nombramiento, mi tío retó a mi padre a una pelea por el roble a lo que mi padre... aceptó saliendo vencedor. Pese a poder haberlo exiliado... mi padre lo dejó vivir entre nosotros en un gesto bondadoso.

Fue al cumplir mis 16 primaveras, mi tío envenenó la bebida de mi padre, nadie se dio cuenta, nadie hizo caso a lo que podía hacer aquel hombre lleno de rabia, después de todo estábamos de celebración era el equinoccio de verano y se celebraba nuestra gran fiesta.

Luces y sombras hubieron esa noche cuando la voz de mi tío se subió a la mesa alzando la voz por encima de todos los comensales retando nuevamente a mi padre. Orgulloso como era mi padre pese a llevar ya el veneno en sus venas, mi padre me dedicó una mirada, sus pupilas anormalmente dilatadas me hicieron fruncir el ceño, pasó su mano por mi cara y besó mi frente con calma... aquel fue el último gesto que tuvo mi padre hacia mí.

Estaba torpe, su guardia flaqueaba constantemente, aun así presentaba cierta resistencia para mi tío que atacaba una y otra vez en sus plenas facultades, algo no marchaba bien, observé la jarra casi vacía de mi padre, primero la acerqué a la nariz olfateándola, nada extraño, el fuerte olor a cerveza se manifestaba por encima de cualquier otro que pudiera haber, tras ello di un suave trago paladeando con calma y atención el líquido de mi boca... si... primero se presentaba ese amargor de la cerveza pero... algo más amarga de lo normal, en cuanto a su sabor nasal... era desagradable, no era solo cerveza, escupí el contenido dentro dando un golpe en la mesa con la jarra y subí a una de las mesas... tan pronto como lo hice sentí cómo las manos de alguien me cogían por la muñeca tirando con fuerza hacia atrás y tapándome la boca después.

Vi como mi padre moribundo... moría a manos de mi tío, esa sucia serpiente, ese puerin ser... hundí el codo en el costado de mi opresor, este me soltó, sin más saqué mi hacha asestándole un golpe que a penas pudo esquivar, rajándole la cara de lado a lado.

"SUCIO ASESINO! NO HAS GANADO LIMPIAMENTE!" todo el mundo calló atónito por las acusaciones
"¿Qué dices niña? La muerte de tu padre te ha dejado algo trastornada, deberías descansar" dijo buscando con la mirada a alguien
"Has envenenado a mi padre!" Le grité acusándolo descaradamente, la ovación de todos resonó en la sala, se escucharon susurros, murmullos, mi tío sudó apoyándose un paño en la herida que sangraba abundantemente.
"¿Puedes demostrar esas acusaciones?" Preguntó con una aparente calma que yo misma sabía que no sentía
"Puedo!" grité girándome para coger la jarra de mi espada pero... nada, no estaba, alguien la había retirado, me sentí estúpida, iracunda, impotente... pero nada podía hacer.

Mi tío intentó arrestarme pero pronto la gente se le echó encima, él tuvo que dejarme libre.

Fue en el funeral de mi padre donde mi tío me propuso una boda, ser su Thane... y poco me faltó para arrojarlo al fuego junto con el cadáver de mi padre.

Decidí marcharme, sabía que ante la negativa mi tío intentaría deshacerse de mi antes de que pudiera demostrar que el duelo no fue justo... así que descendí de mis montañas, de mi hogar en busca de hacerme más fuerte para retarlo, honrar la memoria de mi padre y recuperar lo que por derecho es mío y él... está destrozando.

Volver arriba Ir abajo
 
Exilio.. Pero no por mucho Tiempo
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Reinos del Caos - Servidor de Rol de Neverwinter Nights 1.69 :: Rol :: Génesis de los Héroes-
Cambiar a: